Mascarilla capilar con aceite de oliva y miel

Su preparación es muy sencilla y la podrás elaborar en pocos pasos sin perder mucho tiempo.
Mezcla en un bol tres cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra con una cucharada sopera de miel.
Remueve la mezcla hasta que obtengas una masa homogénea que tenga una textura compacta.
Cuando lo tengas, deja reposar la mascarilla de aceite de oliva y miel durante 24 horas. Con esto conseguirás potenciar los beneficios de ambos productos.
Ha llegado el momento de aplicarte la mascarilla. Antes de nada, deberás lavar y aclarar el cabello con champú y mientras esté húmedo, aplica la mascarilla de raíz a puntas durante unos 15 minutos para que pueda actuar en todo el cuero cabelludo.
Vuelve a lavarte el pelo y acláralo concienzudamente para evitar que se engrase demasiado.
Con este sencillo truco conseguirás que tu pelo se mantenga suave, hidratado y flexible.